Brack, un pastor alemán con el abdomen distendido.

27 Ene

IMG-20160122-WA0017

Este es Brack, un pastor alemán de 6 años muy bueno.

Brack vino hace unos días a visitarse porque sus dueños le veían el abdomen distendido.

Brack estaba bien, tenía ganas de jugar, comía ( quizás un poco menos) pero estaba activo y animado.

Al explorarlo descubrimos que tenia líquido en su abdomen.

Ante la presencia de líquido libre en abdomen lo primero que debemos hacer es puncionar este líquido y realizar un análisis.

El líquido lo obtenemos por punción con aguja fina del abdomen, la cual cosa va a tener un doble objetivo: drena líquido para aliviar al animal y la obtención de una muestra para el análisis.

brack

Jeringa con sistema de recogida para extraer líquido de abdomen. Se punciona la pared abdominal y se aspira el líquido.

El análisis de las características del líquido y su citología son muy importantes para el diagnóstico.

Según el número de células y de proteínas podemos clasificar el líquido y nos dará pistas del posible problemas que lo ha originado.

En el caso de Brack realizamos también un drenaje terapéutico del líquido por dos motivos: aliviar a Brack y permitir a las vísceras abominales recobrar su posición normal, pues al haber gran cantidad de líquido flotaban en la cavidad abdominal y ecográficamente no podíamos valorar su estructura.

Drenamos 6 litros de líquido ascítico a Brack, una cantidad muy pero que muy elevada.

IMG-20160122-WA0009

Líquido drenado del abdomen de Brack.

El análisis del líquido de Brack.

El análisis y la ciología del líquido de Brack nos hicieron sospechar de un posible problema hepático ya que el líquido ascítico tenía pigmento biliar i bilirrubina, un componente de la bilis. Dentro de las posibles causas debíamos considerar una torsión de bazo o una peritonitis biliar por rotura o perforación de la vesícula biliar.

Otras pruebas realizadas a Brack.

Realizamos un chequeo general ( un hemograma, glucosa, función renal y hepática) a Brack y no detectamos ninguna alteración.

También realizamos una ecografía abdominal, que se pudo realizar una vez drenado gran parte del líquido. La ecografía no mostraba perforación biliar pero sí un cambio en el parénquima del bazo, se veía más hiperecoico, es decir, más blanco de lo normal.

¿ Cuál es el siguiente paso?

Ante una sospecha de perforación biliar, aunque no se observara claramente en la ecografía, decidimos realizar una laparotomía exploratoria.

Una laparotomía exploratoria es una cirugía que consiste en abrir el abdomen para ver como están sus estructuras y, en el caso de detectar algo anormal, poder coger un fragmento de tejido (biopsia) y enviarlo a un laboratorio de anatomía patológica para que realicen un estudio de este tejido.

IMG-20160122-WA0020

Preparación del paciente para la laparotomía exploratoria. Se rasura el abdomen y se desinfecta con alcohol y povidona iodada.

IMG-20160122-WA0016

Preparación del campo quirúrgico con paños estériles.

IMG-20160122-WA0023

Monitorización de la anestesia.

Al abrir a Brack nos encontramos con un bazo torsionado, es decir, girado y retorcido la cual cosa comprimía estructuras vecinas como el hígado.

IMG-20160122-WA0014

Bazo después de liberarlo de su torsión.

IMG-20160122-WA0011

Tejido que comprimía la zona de la vesícula biliar.

Al comprimir la zona del hígado, dónde se encuentra la vesícula biliar, la bilis no podía drenarse por el conducto biliar hacía el intestino y esto provocaba que la bilis se extravasara y lesionara el hígado. El hígado lesionado permitía el paso de bilis de los conductos biliares hacía cavidad abdominal, la cual cosa provocaba la peritonitis biliar y en consecuencia  la ascitis.

Para solucionar el problema realizamos una esplenectomía, es decir, la extracción quirúrgica del bazo y cogimos muestras de las estructuras hepáticas alteradas para su posterior estudio histopatológico.

IMG-20160122-WA0015

Succión del líquido ascítico y sangre durante la cirugía.

Brack perdió mucha sangre durante la cirugía y le realizamos una transfusión de sangre.

¿ Cómo realizamos una transfusión de sangre en un perro y qué pasos debemos seguir?

Lo primero que hemos de considerar a la hora de realizar una transfusión de sangre es el grupo sanguíneo del perro receptor y del perro donador de sangre, ya que si los tipos de sangre son incompatibles las consecuencias pueden ser muy graves.

En los perros se han identificados hasta 8 antígenos diferentes en la superficie de los glóbulos rojos.

Los grupos de los perros son: DEA 1.1, 1.2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Los más importantes son el DEA 1.1 Y 1.2 ya que son los que pueden provocar reacciones graves.

Lo ideal es que la sangre del perro donante sea DEA 1.1 y DEA 1.2 negativa.

En la primera transfusión que se realiza a un perro no hace falta mirar el grupo sanguineo pero sí és necesario en posteriores transfusiones.

¿Cómo podemos saber el grupo sanguíneo?

Kit test sanguíneo.

Mediante técnicas laboratoriales específicas podemos saber el grupo sanguíneo de un perro, pero a la práctica usamos kits comerciales que detectan la presencia del antígeno DEA 1.1.

Test DEA 1.1

Si el perro receptor es DEA 1.1 positivo puede recibir sangre DEA 1.1 positivo y negativo.

Si el perro es DEA 1.1 negativo no puede recibir sangre DEA 1.1 positivo.

Test DEA 1.1 positivo.

¿Si un perro requiere sangre, dónde la podemos conseguir?

Existen bancos de sangre de animales dónde se pueden adquirir todo tipo de productos derivados de la sangre de perro(sangre entera, eritrocitos, plaquetas, plasma congelado…).

Podemos conseguir sangre de otro perro. Los requisitos del perro donante son:

–         Perro adulto

–         Peso >30 Kg.

–         Examen físico normal y sin enfermedades.

Bolsa de transfusión con anticoagulante.

El procedimiento consiste en:

1)      Mirar si los grupos sanguineos son compatibles.

2)      Anestesia del donante (si es necesario) y extracción de la sangre que se conserva con anticoagulantes específicos.

3)      Transfusión de la sangre al paciente.

¿ Cómo evoluciona Brack?

Hoy hace una semana de la intervención de Brack. Todo y que los dos primeros días Brack estuvo hospitalizado recibiendo medicación para el dolor y antibioterapia intravenosa, poco a poco se ha ido recuperando muy bien.

IMG-20160122-WA0022

Sueroterapia y antibioterapia intravenosa.

IMG-20160122-WA0025

Brack recibiendo la medicación intravenosa.

El día de la cirugía se dejaron dos puntos de la cicatriz de la laparotomía abiertos para que el líquido abdominal pudiera salir, pues, todo y haber solucionado el problema, la irritación de la pared abdominal no desaparece instantáneamente y se previó que Brack continuaría acumulando pequeñas cantidades de líquido ascítico.

Entre hoy y mañana valoraremos si ya podemos cerrar los dos puntos abiertos y, seguimos en espera de la biopsia de los fragmentos de hígado enviados para acabar de descartar otras patologías.

Ya os iré contando!

Iris Pérez.

 

Una respuesta to “Brack, un pastor alemán con el abdomen distendido.”

  1. David Prandi Chevalier 29 de enero de 2016 a 1:04 PM #

    ¡Felicidades por el post Iris!
    Buen contenido y buenas imágenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: